El arándano rojo americano es un preventivo eficaz para evitar el desarrollo de cistitis postcoital

El arándano rojo americano es un preventivo eficaz para no desarrollar cistitis postcoitales

El arándano rojo americano puede ser una alternativa eficaz en el tratamiento preventivo de las infecciones urinarias de repetición, o cistitis, asociadas a la práctica de relaciones sexuales. Y es que, el sexo es uno de los principales desencadenantes de este tipo de cistitis, las postcoitales, pues el traumatismo físico -ocasionado por el pene masculino a través de la vagina-  sobre la uretra femenina, debilita el aparato urinario femenino, favoreciendo la colonización de éste por parte de la bacteria Escherichia coli (E.coli).

Asimismo, durante la relación sexual, la propia mecánica puede provocar que las bacterias responsables de la cistitis sean ‘empujadas’ al interior del cuerpo de la mujer, facilitando su traslado hasta la uretra y vejiga femenina. En algunos casos, la proximidad entre el recto y los aparatos urinario y reproductivo de la mujer pueden llegar a generar la contaminación fecal; haciendo que las bacterias acantonadas en el ano puedan alcanzar tanto la vagina como la uretra y vejiga femenina.

Realizar un tratamiento preventivo de la cistitis mediante preparados de arándano rojo americano contribuye a  minimizar la prevalencia de la infección, situándola entre una horquilla de aparición entre el uno y cuatro por ciento, según el doctor José Luis Neyro, ginecólogo del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo, Vizcaya).

proantocianidinas (PAC) del arándano rojo

Las proantocianidinas (PAC) del arándano rojo evitan la adherencia a la vejiga de la bacteria causante de la cistitis

Las proantocianidinas (PAC) del arándano rojo americano minimizan e inhiben la actividad de la bacteria Escherichia Coli (E.coli), modificando el hábitat que ésta encuentra en el interior de la vejiga femenina y dificultando su adherencia a las paredes del uroepitelio, dónde -de manera habitual- se ancla, formando pequeños cúmulos que no son eliminables mediante la micción.

“La cantidad de proantocianidinas (PAC) en el cuerpo humano varía en función de los miligramos de arándano rojo americano ingerido” detalla el doctor Neyro; con lo que el aumento lineal de la cantidad de arándano rojo americano contribuye -en la misma medida- a mejorar la prevención frente a las cistitis postcoitales.

¿El sexo puede provocar cistitis postcoital?

De igual forma, las propiedades de este fruto pueden utilizarse como “potenciador de otros fármacos-como señala el doctor Plácido Llaneza, ginecólogo y presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM)- o como “preventivo y coadyuvante de otros tratamientos”, destaca la profesora Concha Navarro, catedrática de Farmacología de la Unviersidad de Granada (UGR) y presidenta del Centro de Información sobre Fitoterapia (INFITO).

Información para pacientes:

happy wheels

Comparte este artículo, difunde conocimiento:

Suscrpción