El embarazo aumenta las posibilidades de padecer cistitis

Las mujeres embarazadas tienen riesgo de sufrir cistitis

Las mujeres embarazadas forman parte los grupos de riesgo a la hora de paceder infecciones urinarias de repetición, como la cistitis. Y es que, las circunstancias propias del embarazo provocan la “modificación y disminución de respuesta del sistema inmunitario femennino (situación inmunosupresora), que se hace tolerante, contribuyendo al desarrollo de infecciones de las vías urinarias de la mujer” según el Doctor José Luis Neyro, ginecólogo del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo, Vizcaya).

La aparición de episodios de cistitis durante el embarazo aumenta en durante los primeros tres meses de gestación y en el final del embarazo. Durante el primer trimestre, el ginecólogo realizará -como test rutinario- un cultivo de orina con el objetivo de descartar la potencial presencia de bacterias. De igual forma, los profesionales sanitarios, también, analizarán la presencia de bacterias en el sedimento urinario de cada uno de estos análisis de orina.

Durante el embarazo, se reduce la respuesta del sistema inmunitario femenino, favoreciendo la aparición de infecciones urinarias como la cistitis

Gracias a estas pruebas en la orina de mujeres embarazadas, el ginecólogo puede detectar la presencia de bacterias (bacteriuria asintomática), pese a que las pacientes no presenten sintomatología. La bacteriuria asintomática debe ser tratada -siempre- con antibióticos durante el embarazo, con independencia del trimestre de gestación en el que haya sido diagnosticada.

La menor distancia, ubicación y rectitud de la uretra femenina, junto con la inexistencia de líquido prostático (propio de los hombres, con poder bacteriostático) y la situación de inmunodepresión del sistema inmunitario femenino, son los principales factores que favorecen la proliferación de las infecciones urinarias, como la cistitis de repetición, en mujeres embarazadas.

Realiza un tratamiento preventivo con arándano rojo americano

Orinar con frecuencia y un tratamiento preventivo con arándano rojo americano, además de estar exento de efectos secundarios, es la combinación más eficaz a la hora de prevenir las infecciones urinarias de repetición, como la cistitis. Gracias a su alto contenido en proantocianidinas (PAC), un grupo de compuestos polifenólicos, que inhiben la adherencia de la bacteria E.coli a las paredes de la vejiga, el extracto de arándano rojo americano es la mejor manera de prevenir el desarrollo de episodios de cistitis.

La ingesta de arándano rojo americano como tratamiento de prevención de las cistitis, mitiga la exposición del cuerpo humano a esta infección, inhibiendo la formación de los grupos de bacterias y facilitando su expulsión por la uretra durante la contracción vesical.

A la hora de prevenir las cistitis no es tan importante orinar de pie o sentado, sino el tiempo de la micción

Según explica el Dr. Neyro “durante la micción hay que proceder al completo vaciamiento vesical“, esto es, orinar dejando completamente vacía la vejiga. De esta forma, ésta queda libre de orinas residuales, principal foco de los problemas de salud asociados al aparato urinario.

Información para pacientes:

 

happy wheels

Comparte este artículo, difunde conocimiento:

Suscrpción