Una mala higiene y limpieza íntima ocasiona el traslado de los gérmenes que causan cistitis

Realizar una higiene íntima completa y adecuada es uno de los aspectos más importantes de cara a prevenir la aparición de episodios recurrentes de cistitis, según explica el Doctor José Luis Neyro, ginecólogo del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo, Vizcaya). quien destaca que “la mayoría de las infecciones urinarias, como la cistitis, se producen por contaminación fecal“.

La deficiente higienización del recto -una vez finalizada la defecación- puede conllevar el traspaso de gérmenes desde el recto hasta las zonas vaginal y vesical, propiciando la colonización bacteriana de la vagina, la uretra y, por último, la vejiga por parte de bacterias como la Escherichia coli (E. coli), responsable de la aparición de tres de cada cuatro episodios de infecciones urinarias de repetición en mujeres.

En opinión dl Dr. Neyro, y al igual que con la eliminación de la orina a través de la uretra femenina, “la defecación debe ser completa -es decir- propiciando el vaciado completo el recto“. Posteriormente, la limpieza desde realizarse “de adelante hacia atrás” evitando, de esta manera, el traslado de gérmenes desde el recto y el ano hacia los aparatos reproductor y urinario de la mujer..

La mala limpieza del recto origina el traslado de bacterias hasta la vagina, uretra y vejiga y la aparición de infecciones urinarias como la cistitis

Si se quiere indicir en una limpieza más exhaustiva de la zona a tratar, lo más indicado -según el consejo del Doctor José Luis Neyro- es emplear un jabón ácido “que ayudará a mantener el pH vaginal, dificultando la aparición de nuevos episodios de infección urinaria o cistitis”.

¿Cómo actúa la bacteria Escherichia Coli en la vejiga?

La Escherichia coli (E. coli) es una enterobacteria necesaria bacteria para el funcionamiento del proceso digestivo, razón por la cual puede encontrarse en las proximidades del ano -como consecuencia de la eliminación de los desechos propios de la digestión- y, desde ahí, colonizar los aparatos reproductor y urinario femeninos.

Una vez dentro de la vejiga, la Escherichia Coli (E.Coli) se organiza formando grupos, dificilmente eliminables durante la micción. Mantener una labor de prevención de las infecciones urinarias, como la cistitis, mediante un tratamiento a base de arándano rojo americano, minimiza las posibilidades de padecer la colonización de la vejiga o la uretra.

Las proantocianidinas (PAC) del arándano rojo evitan la adherencia a la vejiga de la bacteria Escherichia coli

Esto se debe a la presencia de proantocianidinas (PAC) en el arándano rojo americano, una serie de polímeros de flavonoides o taninos condensados que inhiben la adherencia del antígeno flagelar H de las bacterias Escherichia Coli (E.coli), facilitando su expulsión a través de la orina.

Aumentar linealmente de la cantidad de extracto de arándano rojo americano ingerida contribuirá, en la misma medida, a mejorar la prevención frente a las infecciones urinarias de repetición o cistitis.

Información para pacientes:

happy wheels

Comparte este artículo, difunde conocimiento:

Suscrpción