Las mujeres embarazadas sufren más episodios de cistitis

Las mujeres embarazadas tienen riesgo de sufrir cistitis

El embarazo tiende a ser catalogado como una situación inmunosupresora que tiende a disminuir las defensas orgánicas de cualquier mujer embarazada, según el Doctor José Luis Neyro, ginecólogo del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo, Vizcaya). Ésta es, entre otras, una de las principales razones -aunque no la única- de por qué las infecciones urinarias son tan frecuentes durante el embarazo; una patología veces más frecuente.

Esto se debe a varias circunstancias:

  • La uretra de la mujer es más corta que la del hombre.
  • La salida del meato uretral (el extremo final de la uretra) está próximo a zonas del cuerpo que tienen muy fácil la contaminación como son la vagina y el recto.
  • La uretra de las mujeres es recta, no tiene angulaciones como la masculina, lo que dificulta la llegada de gérmenes.
  • Las mujeres tampoco disponen de líquido prostático, en contraposición a las vesículas seminales, que tienen cierto poder bacteriostático, es decir, contienen sustancias que son capaces de detener el camino de las bacterias, y bactericida.

Las mujeres embarazadas sufren más episodios de cistitis por la bacteria Escherichia coli

Si a estas cuatro características añadimos la presencia de sangre menstrual cada mes, donde pueden crecer todo tipo de gérmenes, y que es un magnífico caldo de cultivo para el crecimiento bacteriano, esto es lo que explica que las mujeres tengan muchas más infecciones urinarias que los varones.

Además, si a eso se añade la situación de inmunodepresión que sucede durante el embarazo, tenemos la circunstancia ideal como para que los ginecólogos sepamos que las mujeres embarazadas son las primeras candidatas a la cistitis.

El arándano rojo americano ayuda a prevenir la cistitis, mitigando la exposición del cuerpo humano a las infecciones urinarias de repetición (situándola entre una horquilla de aparición entre el uno y cuatro por ciento) sin efectos secundarios.

Información para pacientes:

happy wheels

Comparte este artículo, difunde conocimiento:

Suscrpción