Vaciar por completo la vejiga al orinar, clave para evitar infecciones urinarias

orinar-cistitis-infeccion-urologo-ginecologo

El tiempo empleado en la micción, y el vaciado completo de la vejiga, es uno de los factores más importantes para evitar el desarrollo de infecciones de orina en las vías urinarias, según detalla el doctor José Luis Neyro, ginecólogo del Hospital Universitario de Cruces (Barakaldo, Vizcaya), quien destaca, además, que un adecuado mantenimiento de la higiene íntima influye más que la forma en la que, los pacientes con infecciones de orina, miccionan: de pie o sentados sobre el sanitario.

Al orinar hay que proceder al “completo vaciamiento vesical“, esto es, miccionar dejando completamente vacía la vejiga, intentando que ésta quede libre de orinas residuales, principal foco de los problemas de salud asociados al aparato urinario. Y es que, la presencia de estos restos de orina tanto en las vías urinarias como en la propia vejiga propicia uno de los hábitats más beneficiosos para el desarrollo de la bacteria Escherichia coli (E. coli), la enterobacteria responsable de la aparición del 75% de los episodios de infecciones urinarias de repetición.

A la hora de prevenir las cistitis, es más importante vaciar por completo la vejiga que la forma de orinar

Las mujeres son el grupo de población más propenso a sufrir infecciones urinarias de repetición, como la cistitis, “precisamente, por tener una uretra más corta”, según detalla el doctor Manuel Fernández Arjona, urólogo del Instituto de Medicina Sexual (IMS) de Madrid. La escasa largura de la uretra femenina, facilita la colonización bacteriana de la vejiga de la mujer, especialmente, entre aquellas más jóvenes (de entre veinte y treinta añós), las más expuestas por ser más activas sexualmente.

El frío, factor de riesgo en el desarrollo de cistitis de repetición

Una hidratación equilibrada dificulta el proceso infeccioso

La falta de hidratación es un factor de riesgo en el desarrollo de infecciones urinarias de repetición. Ingerir una cantidad de líquidos equilibrada, entre dos y tres litros (diarios) de agua, presenta un papel importante a la hora de prevenir la aparición de cistitis y mantener al organismo libre de toxinas. Diversos estudios han confirmado que la deshidratación es uno de los principales desencadenantes que, en última instancia, pueden derivar en problemas renales más severos.

Información para pacientes:

happy wheels

Comparte este artículo, difunde conocimiento:

Suscrpción