Campaña de prevención de la cistitis en Farmacia

Por un verano sin cistitis, campaña de prevención en farmacia

Tratamiento de la cistitis con arándano rojo americano

Descripción

Los frutos de cranberry o arándano rojo americano, corresponden a la especie botánica Vaccinium macrocarpon L. de la familia Ericaceae (no al Vaccinium myrtillus L. o arándano común o azul) . Crece de forma espontánea en el este de América del Norte, donde es cultivado sobre lechos impermeables que se inundan en determinadas épocas del año. Estados Unidos es el principal productor (98%), con cultivos localizados en los estados de Massachusetts, New Jersey, Wisconsin, Oregón, Michigan, Minnesota, Rhode Island y Washington.

Se trata de una planta arbustiva, de pequeño tamaño (no más de 10 a 20 cm de altura) de tallos leñosos cortos, rastreros, con hojas pequeñas perennes de color verde brillante. Las flores son de color blanco rosáceo cuyos estilos y estambres sobresalen hacia delante a modo de pico, morfología relacionada con su denominación anglosajona (crane-berry = baya de la grulla). Los frutos son bayas carnosas, claras, de aproximadamente 1 a 2 cm de diámetro que al madurar adquieren coloración roja intensa, de sabor ácido y astringente pues contienen ácidos orgánicos, taninos y abundantes azúcares, por lo que son apreciados en alimentación tanto enteros como en forma de zumo.

Composición química

Comoposición química del arándano rojo americanoLos frutos de arándano americano contienen una elevada proporción de compuestos fenólicos, principalmente ácidos fenólicos y proantocianidinas. Poseen además antocianósidos (galactósidos y arabinósidos de cianidina y peonidina), catecol y flavonoles.

El zumo es rico en azúcares, pectinas, agua, ácidos orgánicos y minerales (Ca, Na, Fe y K).

Los principios activos responsables de la actividad antiinfecciosa son polímeros de flavan-3-oles: proantocianidinas oligoméricas y poliméricas, principalmente dímeros de epicatequina y epigalocatequina de tipo A, con dobles enlaces interflavánicos.

Actividad farmacológica

Los frutos se utilizan tanto en alimentación como en farmacia por sus propiedades antiinfecciosas y antioxidantes. Tradicionalmente, en los lugares de origen, los frutos enteros de arándano y el zumo obtenido de ellos se emplean para prevenir la aparición de cálculos en riñón y vejiga y para el tratamiento de infecciones del tracto urinario. También lo utilizan como depurativo.

Mediante la realización de estudios in vitro e in vivo se ha demostrado que tanto el zumo como los extractos ricos en proantocianidinas de la serie A poseen actividad antiifecciosa.

La patogenicidad de las bacterias que causan infecciones urinarias está directamente relacionada con su capacidad para adherirse a las superficies uroepiteliales mediante unos filamentos de naturaleza proteica denominados fimbrias, que se fijan específicamente a residuos glucídicos de las superficies celulares. Una vez adheridas inician la colonización, desarrollando el proceso infeccioso.

Actuación de las proantocianidinas (PAC) ante las bacteriasLas proantocianidinas de la serie A (PAC-A) del arándano rojo actúan fijándose a las fimbrias de la bacteria (Figura 2), alterando su configuración y bloqueando su capacidad de adhesión. De esta forma se interrumpe la primera fase del proceso de colonización, evitando la estabilización de la infección y la liberación de toxinas por parte del microorganismo.

Las proantocianidinas (PAC) del arándano rojo alteran y bloquean la capacidad de adhesión de las bacterias

Su eficacia sobre la recurrencia de infecciones urinarias ha sido constatada mediante la realización de ensayos clínicos aleatorizados y controlados frente a placebo. En el año 2008 se realizó una revisión de los ensayos publicados hasta ese momento, comprobando la eficacia en 10 ensayos correspondientes a 1049 pacientes. Posteriormente, se comparó frente a un tratamiento con dosis bajas de trimetoprim en 137 mujeres mayores con cistitis recurrentes. Se incluyeron en el ensayo mujeres que hubiesen padecido al menos dos infecciones tratadas con antibioterapia en los 12 meses anteriores al estudio. Durante seis meses, a un grupo se le administró extracto de arándano americano (500 mg de extracto/día) y al otro 100 mg de trimetoprim. Los resultados de eficacia no mostraron diferencias significativas entre ambos grupos pero si una mejor aceptación del tratamiento en el grupo tratado con arándano.

Su eficacia ante infecciones urinarias ha sido constatada con ensayos clínicos

Posteriormente en mujeres mayores de 50 años se realizó un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado frente a un placebo de olor y sabor semejante. La administración de 125 ml/día de zumo durante 24 semanas, disminuyó la incidencia de recidivas en el grupo tratado (16 mujeres de las 55, 29,1%). En otro ensayo, la administración de 72 y 108 mg/día de PACs en cápsulas consiguió reducir significativamente mejor que el placebo la bacteriuria y piuria, en mujeres mayores ingresadas en residencias, tras un tratamiento de un mes.

Extractos enriquecidos en proantocianidinas de la serie A (PAC-A) han mostrado una potente capacidad antiadhesiva tanto frente a las formas encapsuladas como no encapsuladas de Escherichia coli. En un estudio piloto prospectivo, observacional, realizado recientemente en España, se ha comprobado que la administración de preparados de arándano rojo americano equivalentes a 118 mg de PAC/día es eficaz para reducir las recurrencias de cistitis relacionadas con la actividad sexual (cistitis postcoital). Tras seis meses de tratamiento se observó una mejoría en un 93% de las pacientes tratadas. La calidad de vida mejoró sustancialmente en las pacientes (N=20) incluidas en el estudio.

El aumento de la cantidad de arándano rojo americano en el organismo mejora la prevención frente a las infecciones urinarias

También se ha verificado la eficacia de la ingesta de zumo enriquecido en PAC en niños menores de 18 años. En diferentes ensayos adecuadamente protocolizados se han llegado a observar reducciones en la incidencia de cistitis del 65%, muy superiores a las obtenidas en los grupos de niños tratados con placebo. En hombres, el zumo de arándano también parece mejorar los síntomas del tracto urinario inferior, independientemente de la existencia de HPB.

Por el contrario, algunos estudios no observan resultados positivos, si bien en muchos de ellos lo que se administra a los pacientes es zumo obtenido de los frutos pero no normalizado en cuanto a su contenido en proantocianidinas, por lo que resulta difícil evaluar dichos resultados.

A la hora de plantear un tratamiento con arándano americano o cranberry es importante conocer la composición química de los preparados con objeto de ajustar adecuadamente la posología. Por ello resulta mas adecuado recomendar preparados farmacéuticos normalizados en cuanto su composición en PAC, debidamente elaborados y conservados y con una forma farmacéutica que facilite la administración.

En las guías de tratamiento de cistitis publicadas en la web de la Asociación Española de Urología figura la recomendación del empleo de arándanos en la profilaxis de infecciones urinarias recurrentes (no complicadas) en mujeres.

La eficacia antiinfecciosa de los preparados de arándano americano se extiende hacia otros microorganismos. Se ha comprobado que impide la adhesión a la mucosa gástrica de Helycobacter pylori y la fijación de las bacterias responsables de la formación y estabilidad de la placa dental. Además se ha observado que la fracción polifenólica de estos frutos disminuye significativamente la hidrofobicidad de Streptococcus sobrinus y S. mutans, de forma dosis dependiente, evitando igualmente su adhesión.

La eficacia antiinfecciosa de los preparados de arándano rojo americano se extiende hacia otros microorganismos, además de la E.coli

También se ha comprobado tanto in vitro como in vivo que posee propiedades antioxidantes y captadoras de radicales libres, asi como antiproliferativas sobre células cancerosas y tumores inducidos en animales.

Indicaciones

  • Prevención de infecciones urinarias, principalmente infecciones recurrentes debidas a Escherichia coli.
  • Recurrencias en cistitis postcoital.

Toxicidad. Efectos adversos. Precauciones

Se considera una droga segura. No se han referenciado casos de toxicidad ni efectos secundarios importantes tras largos periodos de tratamiento. Se han descrito algunos casos de alteraciones gastrointestinales (dolor gástrico, diarrea) o mayor riesgo de desarrollo de litiasis renales en personas con antecedentes de cálculos de oxalato, cuando se administra a dosis elevadas. Puede ocasionar reacciones de hipersensibilidad en personas alérgicas a especies del género Vaccinium.

Algún estudio ha apuntado la posibilidad de una interacción con warfarina tras la ingestión de elevadas cantidades de zumo de arándanos, durante varios días, sin embargo se considera casi anecdótica y clínicamente poco relevante, no obstante son necesarios mas ensayos que garanticen su total seguridad. Se han realizado ensayos clínicos en los que parece evidenciarse su eficacia y seguridad durante el embarazo. A pesar de su eficacia, no debe emplearse como sustitutivo de un tratamiento con antibióticos aunque puede asociarse a éstos para reforzar su acción.

A pesar de su eficacia, no debe emplearse como sustitutivo del tratamiento antibiótico, aunque puede asociarse a éstos para reforzar su acción

El pH ácido del zumo puede contrarrestar el efecto de los antiácidos e incrementar la excreción renal de algunas drogas. Podría incrementar la absorción de la vitamina B12 en pacientes tratados con omeoprazol.

Posología

  • De 72 a 240 mg de PAC/día o preparados equivalentes.
Suscrpción