Campaña de prevención de la cistitis en Farmacia

Por un verano sin cistitis, campaña de prevención en farmacia

Tratamiento de la cistitis con gayuba

Descripción

En fitoterapia se utilizan las hojas enteras o fragmentadas, desecadas, de Arctostaphylos uva-ursi (L.) Spreng., Ericaceae, bearberry en inglés. Se trata de una especie arbustiva, peINrenne, posiblemente originaria de América del Norte pero en la actualidad extendida por Europa y Asia. En ocasiones se emplean plantas espontáneas, no obstante, para garantizar sus cualidades terapéuticas, existen cultivos en España, Italia y en el área de Los Balcanes.

Las hojas, de 2 a 3 cm de largo y 1 a 1,5 cm de ancho, son enteras, coriáceas, de forma aovada o espatulada, de color verde oscuro en el haz y mas claro en el envés, y lampiñas (solo tiene pelos cuando son muy jóvenes). Se estrechan en la base y van acompañadas por un corto peciolo. Las flores son blanco-rosadas en forma de cascabel y los frutos bayas de color rojizo. La recolección debe hacerse en otoño, época en que el contenido en principios activos es mayor.

Composición química

Los principios activos son de naturaleza fenólica, principalmente glucósidos de fenoles sencillos, siendo mayoritario el arbutósido o arbutina. La Farmacopea Europea indica que debe contener al menos un 7,0 % de arbutina respecto a droga seca, si bien pueden alcanzarse concentraciones de aproximadamente un 15%.

Además contiene otros compuestos de estructura similar como metilarbutósido (4%), galoil derivados de arbutósido (0,05%) y pequeñas concentraciones de las geninas libres: hidroquinona (<0,3%) y metilhidroquinona.

Se han identificado además ácidos fenólicos, flavonoides, derivados de antocianos, taninos gálicos (20%) y compuestos terpénicos: iridoides, triterpenos pentacíclicos (ácido ursólico, uvaol, etc.) y trazas de aceite esencial.

Principios activos de naturaleza fenólica: glucósidos de fenoles sencillos

Actividad Farmacológica

Tradicionalmente se ha empleado en el tratamiento de infecciones urinarias y litiasis renal, bien sola o en combinación con otras plantas medicinales de acción diurética o desinfectante.

Las hojas de gayuba poseen actividad antiséptica urinaria debido a la presencia del arbutósido. Este compuesto se hidroliza a nivel intestinal por la acción de ácidos y enzimas, liberando hidroquinona. La hidroquinona, una vez absorbida sufre un proceso de conjugación hepática en forma de glucurónido y sulfato, transportándose al riñón y excretándose a través de la orina. Si el pH de la orina es superior a 7, se hidrolizan liberando hidroquinona de potente actividad antimicrobiana.

La actividad antibacteriana ha sido confirmada mediante ensayos in vitro, empleando muestras de orina de voluntarios sanos a los que se administró arbutósido (800 mg) o una infusión de las hojas con contenidos equivalentes. Se confirmó una potente actividad antibacteriana frente a Staphylococcus aureus y Escherichia coli después de ajustar a 8 el pH de la orina. A pH 6 resultó inactivo.

Otros preparados de gayuba, como diferentes extractos etanólicos o la decocción, han demostrado eficacia frente a un número importante de microorganismos, si bien el solvente empleado influye notablemente en su actividad.

También, un tanino extraído de las hojas de gayuba (corilagina) ha demostrado in vitro potenciar la actividad de los antibióticos beta-lactámicos frente a Staphylococcus aureus resistente a meticilina.

Son pocos los ensayos clínicos publicados sobre la eficacia y seguridad de las hojas de gayuba. En uno de ellos, aleatorizado, doble ciego y controlado frente a placebo, se valoró la eficacia del tratamiento con un preparado de gayuba, durante un mes, en 57 mujeres aquejadas de cistitis recurrente. Los resultados mostraron que el grupo tratado con gayuba no sufrió episodios de cistitis durante el siguiente año, mientras que el 23% de las mujeres del grupo placebo padecieron algún episodio de infección. El preparado fitoterápico fue muy bien tolerado. Este es uno de los pocos ensayos en los que se emplea la hoja de gayuba en la profilaxis de infecciones urinarias del tracto inferior, pues por lo general se recomienda en tratamientos menos prolongados.

En otro ensayo clínico se administró un preparado a base de gayuba, lúpulo y menta para tratar los espasmos dolorosos durante la micción (estranguria) y enuresis. El tratamiento fue positivo en aproximadamente un 70 %.

Aunque los resultados son controvertidos, algunos ensayos farmacológicos realizados en animales de experimentación (rata) indican que también posee propiedades diuréticas de potencia similar a hidroclorotiazida. Además, empleando distintos modelos experimentales, se ha confirmado su actividad antiinflamatoria.

Algunos ensayos farmacológicos […] indican que también posee propiedades diuréticas de potencia similar a hidroclorotiazida

Estudios farmacocinéticos realizados en voluntarios sanos muestran cómo los principios activos de la gayuba se absorben rápidamente tras su administración. Sus metabolitos se excretan en la orina en pocas horas (la mitad en las primeras cuatro horas), teniendo lugar la máxima excreción a las seis horas y eliminándose entre el 70 y el 75 % de la dosis administrada dentro de las 24 horas.

Indicaciones

  • Infecciones del tracto urinario inferior, como cistitis, cuando no se considera esencial el tratamiento con antibióticos (ESCOP).
  • Medicamento tradicional indicado para el tratamiento de síntomas relacionados con infecciones leves recurrentes del tracto urinario inferior en mujeres (EMA).

Precauciones. Efectos adversos. Toxicidad

La hidroquinona es un compuesto no exento de toxicidad, no obstante, los estudios farmacocinéticos indican que la cantidad de hidroquinona eliminada tras la administración de preparados de gayuba no supone un riesgo para la salud. Es preciso controlar la concentración de hidroquinona libre en los preparados comerciales ya que este compuesto es hepatotóxico e irritante tópico. Además parece ser que la exposición a hidroquinona durante un periodo de tiempo prolongado puede ser mutagénico y carcinógeno: La utilización en tratamientos cortos no parece causar efectos tóxicos.

La hoja de gayuba está contraindicada en pacientes con insuficiencia renal. No se aconseja su empleo durante el embarazo o lactancia y menores de 18 años. En personas con gastritis o úlceras gástricas puede causar irritación gástrica, con náuseas y vómitos debido a su elevado contenido en taninos.

La gayuba está contraindicada en pacientes con insuficiencia renal y no se aconseja durante el embarazo, la lactancia y en menores de edad

Debido a que las infecciones de vías urinarias en el hombre pueden estar relacionadas con enfermedades de mayor gravedad, la EMA desaconseja el empleo de gayuba para su tratamiento si no es bajo supervisión del médico. Si durante el tratamiento aparece fiebre, disuria, espasmos o hematuria debe consultarse al profesional sanitario.

Posología

  • 1,5 a 4 g de droga desecada en forma de infusión o en forma de macerado en agua fría (150 ml), 2 o 3 veces al día, hasta un máximo de 8 g. El macerado debe consumirse inmediatamente después de su preparación.
  • Dosis equivalentes a 100-210 mg de derivados de hidroquinona, calculados como arbutósido anhidro, 2 a 4 veces/día.

 Se recomienda beber abundante líquido durante el tratamiento y la conveniencia de alcalinizar la orina mediante la administración de una pequeña cantidad de bicarbonato sódico. La eficacia de la droga puede verse disminuida si la orina se acidifica por la toma de otros medicamentos o de alimentos muy ácidos. Puede causar coloración marrón-grisácea a la orina. La administración no debe prolongarse más de una semana.

Suscrpción