Las relaciones sexuales multiplican el riesgo de cistitis de repetición

  • El uso de anticonceptivos y la frecuencia de relaciones sexuales facilita la aparición de infecciones urinarias
  • El arándano rojo americano resulta eficaz para prevenir las cistitis de repetición a causa de relaciones sexuales

Las relaciones sexuales multiplican el riesgo de cistitis de repetición, según un informe del Centro de Información de la Cistitis, que contempla recomendaciones preventivas, entre ellas extremar la higiene en las relaciones sexuales, la hidratación y la toma de arándano rojo americano. El informe revela, a partir de una encuesta entre 2.400 personas, que casi la mitad de la población vincula las infecciones urinarias con la práctica sexual, y son las mujeres de entre 20 y 40 años quienes más lo relacionan (55%). Una de cada cuatro mujeres sufre algún episodio de cistitis al año y un 7% más de uno.

“Las mujeres sexualmente activas son las más proclives a sufrir cistitis de repetición, y es frecuente que aparezcan episodios tras el coito, lo que antes se conocía como cistitis de luna de miel”, explica el doctor Manuel Fernández Arjona, urólogo del Instituto de Medicina Sexual y miembro del Centro de Información de la Cistitis. “El coito, sobre todo si es repetido o intenso, puede provocar una inflamación de la mucosa, que vuelve la uretra más vulnerable a las infecciones”, añade.

Por otro lado, algunas prácticas sexuales incrementan el riesgo de infección urinaria, al poner en contacto bacterias de la zona anal con la uretra, explica este experto. Por ello, las mujeres sexualmente activas “deben tener especial atención a la higiene para que no haya transmisión de bacterias”, advierte este experto. De hecho, la página web del Centro de Información de la Cistitis www.cistitisderepeticion.com recibe el mayor número de consultas relacionadas con el sexo los lunes, “lo que puede estar relacionado, a su vez, con el mayor número de relaciones sexuales durante los fines de semana”, observa.

A su vez, los episodios de cistitis pueden perjudicar las relaciones sexuales, según 8 de cada 10 encuestados por el Centro de Información de la Cistitis. “Los síntomas como el picor, el escozor o la urgencia miccional perjudican la calidad de las relaciones y ocasionan una pérdida de la libido”, asegura el doctor Fernández Arjona.

Medidas preventivas

Entre las medidas recomendadas para evitar la cistitis a la hora de practicar relaciones sexuales se encuentran “una adecuada higiene íntima, beber abundante agua, vaciar la vejiga antes y después del coito para facilitar la eliminación de bacterias, utilizar lubricantes, evitar los anticonceptivos (ya que alteran la mucosa vesical) y la toma de preparados farmacéuticos de arándano rojo americano”, indica este experto.

Las propiedades del arándano rojo americano se deben a las proantocianidinas (PACs), que “actúan sobre la pared vesical y hacen más difícil que la bacteria Escherichia coli, su principal causante, se adhiera a ella, lo que impide el desarrollo de infecciones urinarias”, señala César Valera, vocal de fitoterapia del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid. Por eso, comenta, el arándano rojo americano “en muchos casos se aconseja tomarlo inmediatamente después de la práctica sexual”.

Un estudio del Hospital General Universitario de Valencia y el Hospital Quirón publicado BMC Urology concluyó que el arándano rojo americano puede ser una opción eficaz para prevención de la cistitis postcoital, la principal causa de infecciones urinarias recurrentes.

El Centro de Información de la Cistitis es una iniciativa de especialistas en urología y ginecología de toda España, en colaboración con el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO), que pretende ser un referente en la información de la cistitis de repetición. A través de su web www.cistitisderepeticion.com se pueden resolver dudas y ofrecer consejos sobre la prevención y el tratamiento de las infecciones urinarias frecuentes.

happy wheels

Comparte este artículo, difunde conocimiento:

Suscrpción