Las relaciones sexuales y la humedad aumentan los casos de cistitis (TVE)

Las infecciones urinarias de repetición, como la cistitis, están provocadas por la colonización de la vejiga y de las paredes del tracto urinario por parte de la bacteria Escherichia coli (E.coli), que se adhiere a éstas provocando escozor o sangrado a la hora de orinar.

La menor largura de la uretra femenina contribuye a que la prevalencia de esta patología sea treinta veces superior en las mujeres que en los hombres. Una de cada cuatro mujeres sufre -además- varios episodios de cistitis a lo largo del año, una situación que puede verse agravada tras el mantenimiento de relaciones sexuales (responsables del 80% de las infecciones) y de bañadores o prendas húmedas en las proximidades del sistema urinario (10-15%), según explica el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, director del Instituto Urológico Madrileño.

Los síntomas de la cistitis son: escozor y sangrado al orinar u orinar con mayor frecuencia de lo normal.

Los expertos en Urología recomiendan orinar dos o tres horas -antes y después- de mantener relaciones sexuales, beber mucha agua, utilizar jabones neutros, no vestir con prendas ajustadas y la toma de preparados farmacéuticos de arándano rojo americano, como sistema para mejorar la prevención ante este tipo de infecciones urinarias.

Prevención de la cistitis con arándano rojo americano

Diversos estudios han demostrado la eficacia de los preparados farmacéuticos de arándano rojo americano, a la hora de prevenir la aparición de infecciones urinarias como la cistitis de repetición. Su alto contenido proantocianidinas (PAC) –unos polisacáridos que minimizan e inhiben la actividad de la bacteria Escherichia Coli (E.coli)– evita que el antígeno flagelar H de estos gérmenes se adhiera a las paredes de la vejiga, formando pequeños cúmulos de bacterias imposibles de evitar mediante la orina.

El aumento de la cantidad de arándano rojo mejora la prevención frente a las infecciones o cistitis

La eficacia de las PAC es dosis-dependiente.Las PAC, a dosis adecuadas, tienen una gran capacidad antiadherente porque evitan que las bacterias causantes de infecciones del tracto urinario se adhieran a las paredes evitando su propagación y por tanto la infección”, explica Teresa Ortega, profesora de Farmacología en la Universidad Complutense de Madrid.

happy wheels

Comparte este artículo, difunde conocimiento:

Suscrpción