¿Cuáles son las causas de la cistitis y cómo se puede prevenir?

¿Cuáles son las causas de la cistitis y cómo se puede prevenir?
5 (100%) 7 votos

Las infecciones del tracto urinario se sitúan en segundo lugar en número de nuevas infecciones, después de las respiratorias, y son un motivo frecuente de consulta en Atención Primaria. Las cistitis representan el 90% de las infecciones del tracto urinario en la mujer.

Más del 95% de casos de cistitis agudas no complicadas están producidas por una única especie bacteriana, que en la mayor parte de los casos son microorganismos procedentes del colon, enterobacterias de la microbiota fecal, que colonizan la zona urogenital.

Cerca del 80% de los casos de cistitis están originados por la bacteria Escherichia coli (E.coli). Se trata de un microorganismo que habita en la flora intestinal y en la mayoría de los casos no suele ocasionar problemas, sino que ayuda en la absorción de vitaminas. Sin embargo, existen algunas cepas que pueden resultar nocivas para el organismo, por lo que se debe evitar su paso a otras partes del cuerpo.

Se produce una infección del tracto urinario, principalmente cistitis, por Escherichia coli (E. coli) cuando un grupo de bacterias pasa del intestino grueso a la zona genital por contaminación fecal y, de ahí, al aparato urinario.

¿Por qué se producen las infecciones de orina?

Lo normal es que las bacterias que pasan a la vejiga procedentes del intestino sean eliminadas a través de la orina. Sin embargo, si por diversas circunstancias no son expulsadas, iniciarán la colonización de las paredes del tracto urinario que puede resultar en una infección cuando, además de adherirse al urotelio, provocan una lesión inflamatoria y dolorosa que genera una serie de síntomas tales como dolor al orinar, aumento de la frecuencia urinaria y deseo imperioso de orinar.

En las mujeres jóvenes el principal factor de riesgo que propicia el paso de bacterias del intestino grueso a la vejiga es el coito.

En las mujeres jóvenes el principal factor de riesgo que propicia el paso de bacterias del intestino grueso a la vejiga es el coito. Además, hay una serie de condicionantes que pueden incrementar las posibilidades de infección en la etapa premenopáusica, como son el grado de actividad sexual, el uso de espermicidas, el retardo en la micción poscoital, un episodio de infección urinaria reciente o factores genéticos.

En la edad posmenopáusica, además de la frecuencia sexual, pueden influir otras circunstancias como la incontinencia o la baja concentración y producción de estrógenos, que vuelven a la vagina más vulnerable ante la acción de agentes infecciosos como las bacterias.

ETAPA PREMENOPÁUSICAETAPA POSMENOPÁUSICA
Actividad sexualFrecuencia sexual
Uso de espermicidasIncontinencia
Retardo en la micción poscoitalEstrógenos (baja concentración y producción)
Episodio de infección urinaria reciente
Factores genéticos

Picos de incidencia de cistitis: mujeres por rangos de edad

De hecho, según diferentes estudios recogidos en la guía de práctica clínica Cistitis no complicada en la mujer de la Asociación Española de Urología (AEU), el pico de incidencia de infecciones no complicadas del tracto urinario bajo en mujeres jóvenes se observa entre los 16 y los 30 años, lo que coincide con el inicio de la actividad sexual. Además, existe un incremento en la frecuencia de estas patologías en aquellas de entre los 40 y los 50 años, lo que se asocia a un cambio de pareja y a un nuevo incremento de la actividad sexual.

El pico de incidencia el pico de incidencia de infecciones no complicadas del tracto urinario bajo en mujeres jóvenes se observa entre los 16 y los 30 años, lo que coincide con el inicio de la actividad sexual. Además, existe un incremento en la frecuencia de estas patologías en aquellas de entre los 40 y los 50 años.

Asociación Española de Urología

En mujeres mayores, la hospitalización y el ingreso en instituciones geriátricas también pueden ser condicionantes para padecer infecciones urinarias, además de otros como la incontinencia urinaria o la presencia de residuo posmiccional.

Existen una serie de factores que pueden favorecer la proliferación y colonización de bacterias en el aparato urinario, especialmente en el de las mujeres, más propensas a sufrir infecciones del tracto urinario. Por todo esto, los factores de riesgo que pueden provocar la aparición de cistitis son:

Factores de riesgo que pueden favorecer la proliferación y colonización de bacterias en el aparato urinario

Práctica de relaciones sexuales

En el caso de las mujeres, la corta longitud de la uretra favorece que, durante el coito, se produzca el paso de bacterias a la vejiga, pudiendo provocar una inflamación de la mucosa que volvería a la vejiga más sensible a las infecciones.

Falta de lubricación

Una lubricación insuficiente puede irritar a la vagina, haciéndola más sensible a la colonización de microorganismos infecciosos.

Mantener el traje de baño mojado

La humedad favorece el crecimiento y la proliferación de bacterias.

Alteración de la flora vaginal

Una alteración de la flora vaginal puede dejar desprotegido al aparato genital y propiciar la entrada de bacterias causantes de infecciones urinarias.

Baja inserción del meato uretral

El meato uretral es la última parte del conducto uretral por el que sale la orina y por lo tanto próximo a la entrada de la vagina, lo que facilita el paso de bacterias.

Estreñimiento crónico

El contenido de bacterias en las heces puede favorecer la infección urinaria.

Retención urinaria

Las bacterias son expulsadas por la orina, por lo que si no existe una rutina y frecuencia en las micciones, no serán eliminadas y se favorecerá la colonización de las mismas en el epitelio urinario.

Mal uso de antibióticos

El mal uso y abuso de antibióticos puede generar resistencias bacterianas y propiciar la recurrencia de infecciones.

Falta de higiene

Uno de los principales factores de riesgo de infección es la contaminación de la zona perineal, pues favorece el paso de bacterias al aparato urinario.

Falta de hidratación

Una correcta y suficiente ingesta de líquidos favorecerá la micción y el vaciado completo de la vejiga para permitir la expulsión de bacterias.

Uso de tampones

El uso de tampones además de resecar la vagina, puede contaminarla, lo que altera su microbiota habitual, volviéndola más vulnerable a la infección bacteriana.

Vestir ropa ajustada

El uso de ropa ajustada puede propiciar un aumento de la temperatura en la zona perineal. Esta humedad, a su vez, puede favorecer el crecimiento de bacterias causantes de infecciones.

Prevención de la cistitis: higiene y proantocianidinas (PAC)

Con el adecuado seguimiento de medidas higiénico-dietéticas se puede actuar sobre los factores de riesgo y prevenir la colonización y proliferación de bacterias en el tracto urinario.

Además del seguimiento de medidas higiénico-dietéticas, en el caso de mujer jóvenes sexualmente activas y mujeres posmenopáusicas sin anomalías urológicas, la administración de preparados con extracto de arándano rojo americano, gracias a su contenido en proantocianidinas (PAC), podría ser una pauta de prevención de infecciones urinarias recurrentes al inhibir la adhesión de bacterias, como la Escherichia coli (E. coli), a las paredes del tracto urinario.

Información útil para pacientes:

  1. Cinco razones por las que el sexo puede provocar cistitis
  2. Las mujeres sufre cistitis tras mantener relaciones sexuales
  3. La cistitis postcoital, más común en mujeres jóvenes
  4. Las relaciones sexuales multiplican el riesgo de cistitis
  5. ¿Cómo afectan los preservativos a la aparición de cistitis?
  6. Influencia de las bajas temperaturas y el frío del invierno en la cistitis
  7. ¿Por qué la bacteria Escherichia coli (E.coli) provoca cistitis?
  8. ¿Tiene efectos secundarios el arándano rojo en las cistitis?

Fuente:

GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA. Cistitis no complicada en la mujer.

comsalud

Deja un comentario