Incrementar la hidratación diaria reduce el riesgo de cistitis

Incrementar la hidratación diaria reduce el riesgo de cistitis
5 (100%) 4 votos

Un estudio reciente publicado en JAMA Internal Medicine y elaborado en Estados Unidos ha comprobado que, si se incrementa el consumo diario de líquidos las infecciones urinarias, como la cistitis, se reducen aproximadamente a la mitad en mujeres con alto riesgo de padecer cistitis recurrentes y con bajo consumo diario de líquidos (<1,5 litros).

Los autores de esta investigación hicieron un seguimiento durante un año a dos grupos de mujeres: uno de control, que no varió su ingesta diaria de líquidos, y otro que aumentó su consumo diario en 1,5 litros.

La recomendación general para la salud es beber alrededor de 2 o 3 litros diarios de agua para que así se acelere la liberación de toxinas. Mantener la actividad de los riñones contribuye a mejorar la prevención de las infecciones del tracto urinario (ITU), y una forma óptima para ello es beber lo suficiente para llenar la vejiga y aumentar la frecuencia de las micciones.

Pero no todos los líquidos valen para mantenerse correctamente hidratado: los refrescos, las bebidas carbonatadas y las que tengan cafeína están desaconsejadas por sus efectos contraproducentes (ej: obesidad, problemas cardiovasculares o diabetes). Lo más saludable y eficaz es el agua, componente esencial del organismo, y las infusiones.

La hidratación, básica para la eliminación de bacterias infecciosas

La principal bacteria responsable de la cistitis, en el 80% de los casos, es la Escherichia coli (E.coli), una enterobacteria que, aunque habita de forma natural en el intestino humano, cuando accede a la vejiga actúa como un parásito oportunista y provoca la infección.

Este microorganismo tiene capacidad para adherirse a las paredes del tracto urinario gracias a sus fimbrias o filamentos de adherencia. Esto hace que, si se consigue ‘agarrar’ a las paredes de la vejiga y la coloniza, la evacuación de la bacteria al orinar sea más complicada.

Así, lo conveniente es vaciar la vejiga al completo y evitar la orina residual, que favorece el crecimiento bacteriano.

La E. coli también se encuentra en la zona perineal y perianal tanto de hombres como de mujeres, lugar desde el que es más fácil acceder al conducto de la uretra y de ahí llegar a la vejiga. Por ello, el aumento de la frecuencia de la micción que tiene lugar debido al incremento diario de líquidos, ayuda a minimizar el riesgo de su proliferación en la zona. Lo ideal, sobre todo para las mujeres que padecen infecciones urinarias recurrentes, es hacerlo cada 2 o 3 horas.

Tomar extracto de arándano rojo americano mejora la prevención de las infecciones urinarias

La Escherichia coli (E.coli) es una bacteria que, como se ha mencionado, se caracteriza por su gran poder de adherencia. El extracto de arándano rojo americano puede ser de utilidad en la prevención de la cistitis gracias a su capacidad antiadherente. Posee en su composición compuestos fenólicos entre los que destacan las proantocianidinas (PAC).

Las PAC alteran la composición de las bacterias y neutralizan la capacidad de adhesión de sus filamentos, logrando que sea más sencilla su expulsión durante la micción. Cuanta mayor concentración de PAC contenga el extracto, mayor será su capacidad de antiadhesión.

Se aconseja que un profesional sanitario, ya sea el médico o el farmacéutico, estipule la dosis adecuada, así como la forma de tomar el preparado, bien en sobres o en cápsulas.

El arándano rojo evita el desarrollo de cistitis de repetición

Además, para que sus efectos sean más notables, los estudios sostienen que debe administrarse por un periodo de entre 6 y 12 meses.

Más consejos para prevenir la cistitis

La cistitis no complicada es la infección del tracto urinario con mayor incidencia entre las mujeres. Más del 50% de ellas sufren un episodio de cistitis a lo largo de su vida, y un tercio de ese porcentaje presentará recurrencia, según datos de la Asociación Española de Urología.

Por ello, además de la hidratación, se aconseja seguir una serie de medidas para lograr una mejor prevención ante las infecciones urinarias:

  • Mantener una higiene adecuada: limpiarse de delante hacia atrás y utilizar jabones con pH neutro durante el aseo.
  • Orinar tanto antes como después de las relaciones sexuales.
  • Cambiarse el bañador mojado: tener ropa seca para después del baño y evitar así la proliferación de las bacterias debido a la humedad.
  • Evitar la ropa ajustada.
  • Cambiar los tampones con frecuencia.
  • Reducir el consumo de excitantes como la cafeína y el consumo de alcohol, ya que tienden a irritar la vía urinaria.

Información para pacientes:

  1. Cinco razones por las que el sexo puede provocar cistitis
  2. Una correcta limpieza de las zonas íntimas previene el traslado de gérmenes hasta el tracto urinario
  3. Disuria o ardor al orinar: el síntoma más característico de la cistitis
  4. Factores de riesgo que contribuyen a contraer cistitis
  5. Diferencias clave entre los distintos tipos de cistitis recurrentes
  6. Mantener una correcta hidratación evita el desarrollo de infecciones urinarias de repetición
  7. Aumentar la cantidad de arándano rojo ingerida mejora la prevención frente a la cistitis

Referencias bibliográficas:

  1. Effect of Increased Daily Water Intake in Premenopausal Women With Recurrent Urinary Tract InfectionsUn estudio reciente. JAMA Internal Medicine.

comsalud

Deja un comentario