La incontinencia urinaria aumenta el riesgo de cistitis

La incontinencia urinaria aumenta el riesgo de cistitis
5 (100%) 1 voto

La incontinencia urinaria (IU) se define como la condición médica caracterizada por cualquier pérdida involuntaria de orina, según se recoge en el informe sobre IU de la Asociación Española de Urología (AEU). Aunque no es un problema grave, merma significativamente la calidad de vida del paciente y, además, aumenta el riesgo de infecciones del tracto urinario, como la cistitis, sobre todo en las mujeres.

La IU es también más frecuente en el género femenino, al igual que sucede con la cistitis. Según el Observatorio Nacional de la Incontinencia, tres de cada cuatro pacientes incontinentes son mujeres. Aunque puede ser consecuencia de diversas enfermedades, es más frecuente en la tercera edad, alcanzando entre un 30 y un 50% de incidencia.

¿Ayuda la incontinencia urinaria al desarrollo de cistitis? Causas

La incontinencia urinaria puede contribuir al desarrollo de cistitis debido a que las pérdidas de orina pueden ser el caldo de cultivo idóneo para el crecimiento bacteriano. Además, el incremento de la humedad en la zona genital favorece también el crecimiento bacteriano. Todo ello puede favorecer que microorganismos como la Escherichia coli (E.coli), responsable del 80% de los casos de cistitis, penetren en la uretra y de ahí asciendan a la vejiga y produzcan la infección.

Incontinencia urinaria y tercera edad

Además, con el envejecimiento la mujer sufre una serie de cambios fisiológicos que hacen que los músculos del suelo pélvico y las paredes del tracto urinario se debiliten, al igual que la musculatura del periné.

Todo ello provoca que se pierda control sobre la vejiga y que esta pueda acumular más orina. Este acumulo de orina puede favorecer tanto el crecimiento bacteriano como las pérdidas.

A su vez, el debilitamiento de la musculatura de las paredes del tracto urinario y de la vejiga, facilita la adhesión de las bacterias como la E. coli, lo que aumenta el riesgo de infección urinaria.

Incontinencia urinaria e infecciones de orina. Tratamiento

Para solventar ambos problemas siempre es importante acudir al profesional sanitario para que diagnostique cuál es la causa principal e indique el tratamiento más adecuado en cada caso. En el caso de la cistitis, el tratamiento de primera línea es el antibiótico y, en su elección, deberán tenerse en cuenta una serie de factores para que su resultado sea óptimo, como puede ser la resistencia bacteriana a estos fármacos o las interacciones que pueda tener con otras patologías que sufra el paciente.

Prevención de la incontinencia urinaria. Ejercicios

En cuanto a la incontinencia urinaria, en función del tipo que sea (de esfuerzo, de urgencia, por rebosamiento o funcional) y la causa de la misma, el profesional determinará cuál es la mejor forma para tratarla, que puede ir desde simples cambios en el estilo de vida, hasta al tratamiento farmacológico o quirúrgico.

Para prevenir la incontinencia urinaria puede resultar útil el entrenamiento de la vejiga y la realización de ejercicios del suelo pélvico (como los ejercicios de Kegel, que sirven para fortalecer la musculatura del suelo pélvico). Este entrenamiento puede servir para controlar mejor los músculos de la vejiga y evitar las pérdidas y, por consiguiente, reducir el riesgo de infección de las vías urinarias.

Prevención de la cistitis. Higiene, hidratación y arándano rojo americano

Además, para prevenir las infecciones también es necesario seguir unas pautas de higiene:

  • Utilizar jabones y geles con pH neutro
  • Orinar tras las relaciones sexuales para expulsar las bacterias que hayan podido penetrar en la uretra
  • Usar lubricantes recomendados por el ginecólogo para evitar la sequedad vaginal
  • Limpiarse siempre de delante hacia atrás
  • Cambiar la ropa interior húmeda

De cara a la prevención de la cistitis, también puede ser de utilidad la toma de productos a base de extracto de arándano rojo americano. Gracias a las proantocianidinas (PAC) que contiene, se reduce la capacidad de adhesión de las bacterias a la mucosa de la vejiga, facilitando así su expulsión en la micción.

Así mismo, es importante mantener un nivel óptimo de hidratación y beber un mínimo de 1,5 litros de líquidos diarios para conseguir una frecuencia de micción adecuada y expulsar las bacterias.

Información útil para pacientes:

  1. Cinco razones por las que el sexo puede provocar cistitis
  2. Las mujeres sufre cistitis tras mantener relaciones sexuales
  3. Cistitis y sexo
  4. Las relaciones sexuales multiplican el riesgo de cistitis
  5. ¿Cómo afectan los preservativos a la aparición de cistitis?
  6. Influencia de las bajas temperaturas y el frío del invierno en la cistitis
  7. ¿Por qué la bacteria Escherichia coli (E.coli) provoca cistitis?
  8. ¿Tiene efectos secundarios el arándano rojo en las cistitis?

comsalud

Deja un comentario