4 síntomas de sospecha de cistitis

4 síntomas de sospecha de cistitis
2 (40%) 1 voto[s]

Las infecciones del tracto urinario inferior, las denominadas cistitis, se encuentran entre las infecciones más comunes, por detrás de las infecciones respiratorias. Afectan sobre todo a mujeres y, de hecho, se estima que cerca del 60% de ellas sufrirá algún episodio a lo largo de su vida, según la última guía publicada por la Asociación Americana de Urología.

Por ello, es importante conocer cuáles pueden ser sus síntomas para que no pase desapercibida y se inicie tratamiento cuanto antes en caso de que sea necesario. Desde el Centro de Información de la Cistitis se destacan los cuatro síntomas que pueden hacer sospechar la presencia de una cistitis: dolor o escozor al orinar, aumento del número de micciones o polaquiuria, urgencia miccional y presión en la parte inferior de la pelvis.

Síntomas principales con los que suelen cursar la cistitis

Una infección urinaria implica una respuesta inflamatoria del epitelio urinario ante la presencia bacteriana, de ahí la aparición de los síntomas más característicos. En el 80% de los casos la responsable es la bacteria Escherichia coli (E. coli) que asciende a la vejiga procedente del intestino, después de colonizar la zona periuretral. A continuación, se explican con un poco más de detalle los síntomas principales con los que suelen cursar la cistitis:

Dolor o escozor al orinar

Se trata del signo de sospecha más común que indica la aparición de una cistitis. Es un síntoma altamente específico y significativo para el diagnóstico de las infecciones urinarias. La proliferación de las bacterias en el tracto urinario hace que la uretra se estreche debido a la inflamación, por lo que puede aparecer dolor o escozor al orinar debido a la presión que se ejerce.

Esta molestia puede aparecer tanto al inicio como al final de la micción y suele englobar otros síntomas como punzadas, incomodidad durante la micción y dolor en la uretra y la vejiga al orinar.

Aumento del número de micciones

Se conoce como polaquiuria y se define por la necesidad de orinar varias veces poca cantidad de orina o menos de la habitual. Este síntoma es debido a la irritación e inflamación de la vejiga, que aumenta la necesidad de miccionar de forma frecuente por parte de la persona que sufre la infección.

Urgencia miccional

Es la necesidad imperiosa de miccionar.

Presión en la parte inferior de la pelvis

La inflamación de la vejiga como consecuencia de la adhesión de las bacterias causantes de infección puede causar dolor, presión o molestias en la zona inferior de la pelvis, así como por debajo de la pelvis y entre las caderas. Puede suceder que las mujeres lo confundan con el ciclo menstrual ya que puede aparecer también en esta fase.

La aparición de estos síntomas debe hacer sospechar la presencia de una infección urinaria del tracto inferior. Por ello, es importante acudir al médico para evaluar cada caso y determinar el origen de las molestias. En la consulta el médico valorará si existen otros factores como presencia de fiebre o dolor lumbar, embarazo, sospecha de infección complicada.

El tratamiento estándar de la cistitis aguda es el antibiótico, para lo que deberán tenerse en cuenta factores como las resistencias bacterianas de la zona geográfica específica a estos fármacos y particularidades de la paciente como preferencia posológica y las interacciones medicamentosas, entre otros.

Cistitis de repetición

Si estos síntomas aparecen una vez terminado el tratamiento antibiótico o de forma frecuente, pueden ser cistitis recurrente o cistitis de repetición dependiendo del momento de reaparición de los síntomas. Para los casos de repetición o recurrentes (cuando se sufren al menos dos episodios en seis meses o tres en un año) es conveniente seguir unas adecuadas medidas de prevención que ayuden a evitar las recurrencias: hidratación adecuada; dieta equilibrada y rica en vitaminas y minerales; mantener unas rutinas para favorecer el buen ritmo del aparato urinario; vestir ropa holgada; etc.

Además, puede resultar útil la toma de extracto de arándano rojo americano cuyo contenido elevado en proantocianidinas (PAC) puede ayudar a impedir una nueva adhesión de las bacterias causantes de cistitis a las paredes de la vejiga.

comsalud

Deja un comentario