Seis productos íntimos que pueden favorecer la cistitis

Seis productos íntimos que pueden favorecer la cistitis
5 (100%) 1 voto

Las infecciones del tracto urinario constituyen uno de los procesos infecciosos de mayor incidencia, sobre todo en el caso de las mujeres. El principal causante de estas infecciones es la bacteria Escherichia coli (E.coli), un microorganismo que habita en el intestino y que también puede encontrarse en la zona perineal de mujeres y hombres. Debido a la proximidad entre zonas, estos gérmenes pueden pasar a la uretra y de ahí ascender a la vejiga, originando la infección. Hay una serie de factores de riesgo que pueden contribuir a la colonización de estas bacterias, como los relacionados con la higiene íntima.

Uno de los grupos de población más propensos a sufrir cistitis son las mujeres, especialmente las jóvenes. Así, las que tienen edades comprendidas entre los 15 y 30 años constituyen el grupo de riesgo más extenso, según datos de la Asociación Española de Urología (AEU). Esta etapa de la vida de la mujer coincide con una mayor actividad sexual y con un mayor uso de ciertos productos íntimos que pueden favorecer los episodios de cistitis.

Tal y como se indica en la guía Actualización de la Infección Urinaria en Urología de la AEU no se ha demostrado una relación directa significativa entre los factores relacionados con la higiene y la infección urinaria. Sin embargo, en la práctica clínica habitual, los profesionales sanitarios recomiendan tener en cuenta algunas medidas higiénico-dietéticas y otros consejos para prevenir su aparición. Además de estos hábitos preventivos, hay algunos artículos íntimos de uso común entre la población femenina que pueden relacionarse con la aparición de la cistitis. A continuación, mostramos una lista de seis productos íntimos que pueden favorecer la cistitis:

Espermicidas y diafragma

El uso de espermicidas junto con el diafragma puede contribuir a alterar la flora vaginal al disminuir los lactobacilos, que aumenta la posibilidad de colonización vaginal y periuretral por coli. Esta situación favorecería la infección urinaria, según se señala en la guía de la AEU.

Tampones

Con el uso de tampones es necesario seguir una serie de cuidados y medidas de higiene, como cambiarlos al menos cada 4-6 horas durante el periodo menstrual. De esta manera, se evitará que la vagina se contamine o reseque, lo que puede contribuir al crecimiento bacteriano anormal y, por tanto, a las infecciones. De igual forma, si se utilizan compresas también deben cambiarse con frecuencia para evitar la humedad y la proliferación bacteriana.

Jabones

Es importante seguir una correcta higiene de la zona íntima, sin sobrepasarse, ya que un exceso de limpieza también puede alterar la flora vaginal. Para ello, es recomendable utilizar jabones con pH neutro y evitar las duchas vaginales.

Desodorantes íntimos

Los desodorantes íntimos pueden irritar la zona vaginal y hacerla más vulnerable ante la acción de patógenos causantes de infecciones.

Anticonceptivos

Los anticonceptivos orales o de barrera pueden alterar la flora vaginal y la calidad del flujo, haciéndola más vulnerable a los procesos infecciosos. Además, en el caso del preservativo, debido a la cercanía entre la zona vaginal y la uretra, su uso, con la fricción, puede favorecer el arrastre de bacterias y su ascenso a la vejiga.

Ropa interior ajustada

Vestir con ropa interior ajustada impide una transpiración adecuada y contribuye a un aumento de la temperatura y la humedad de la zona perineal, lo que puede servir de caldo de cultivo para la proliferación bacteriana. Por ello es importante tener en cuenta los tejidos de fabricación y optar por prendas de algodón, que son más transpirables.

 

Los expertos advierten de la importancia de tener en cuenta el uso de estos productos, especialmente en las cistitis de repetición. Así, de cara a prevenir su aparición, se debe consultar con el profesional sanitario la conveniencia de su uso. También serán precisas otras medidas de higiene, como orinar antes y después de las relaciones sexuales, limpiarse de adelante hacia atrás, ducharse en lugar de bañarse y evitar la retención de orina, entre otras. Además, puede ser útil la toma de extracto de arándano rojo americano, cuyo contenido en proantocianidinas (PAC) permite impedir la adhesión de la bacteria E. coli a las paredes del tracto urinario y facilitar así su expulsión mediante la orina.

 

Información útil para pacientes:

  1. Cinco razones por las que el sexo puede provocar cistitis
  2. Las mujeres sufre cistitis tras mantener relaciones sexuales
  3. Cistitis y sexo
  4. Las relaciones sexuales multiplican el riesgo de cistitis
  5. ¿Cómo afectan los preservativos a la aparición de cistitis?
  6. Influencia de las bajas temperaturas y el frío del invierno en la cistitis
  7. ¿Por qué la bacteria Escherichia coli (E.coli) provoca cistitis?
  8. ¿Tiene efectos secundarios el arándano rojo en las cistitis?

comsalud

Deja un comentario